lunes, 3 de marzo de 2008

Mariposas en el Estómago...




Los días continuaron sin ninguna novedad, todo en la escuela era prácticamente normal, me tomaba días libres para ir a tomar el café con mis amigos en lugar de entrar a clase como hacía regularmente todos los cuatrimestres y regresando a las clases no me esforzaba mucho por entender de qué hablaban.

El niño lindo seguía ahí, en clase y yo procuraba sentarme cerca de el ¿Para qué? Pues para estar cerca… dah!! con la siempre buenísima excusa de preguntar si habían dejado alguna tarea o si tenía el cuadro de la clase pasada y podría prestármelo, y no precisamente porque me interesara al 100% la clase. Este personaje tenía algo extraño, ese tan muy especial no se que, que que se yo que hacía que sintiera la necesidad de sentarme siempre cerca.

Alguna vez me dijo su nombre, pero yo, como siempre muy hábil para los nombres, simplemente lo olvidé y me dediqué a llamarlo compañero, aunque cuando platicaba con mis amigas me refería a el como compañerito, fue entonces que empecé a notar que algo sucedía… más bien mis amigas fueron las que lo notaron.

GABY - Padawan, como que hablas mucho de este tal “com-pa-ñe-ri-to” tuyo ¿no?
PADAWAN - Pues si, obvio… es el único al que le dirijo la palabra en clase de Ciencia y Técnica
OLGA - Ah… Si claro!!, no será que…?
PADAWAN - No sera que…? ¿Que? ¿Que me gusta? Claro que no!! Yo tengo a mi novio y lo quiero, yo no soy así ok? Que tontería!!
GABY - Hahahaha calmada, calmada, nadie ha dicho nada
PADAWAN - Bueno, y si me gustara que? No tiene nada de malo ¿o si? No le estoy tirando el perro ni nada
OLGA - Ajaaaa lo sabia!! Te gusta!!!
PADAWAN - No es cierto!!! Dije y si me gustara, no dije que así fuera, es hipotético… Ash
GABY Y OLGA EN CORO - Te gusta, te gusta, te gusta, te gusta
PADAWAN - Que nooooo!!! Y déjenme en paz que ya me voy a clase
GABY - Ahh si claro, voy a clase… sacate que, vas a ver a tu “com-pa-ñe-ri-to” que te gusta
PADAWAN - Claro que no!! Esque ya tengo muchas faltas… Déjenme en paz!!!

Salí corriendo hacia mi salón de clases, atravesando pasillos y subiendo muchas, muchas escaleras mientras pensaba… “Que ilógico, gustarme? Claro que no, solo me cae bien, es lindo el niño y me divierte, bueno para empezar me habla, lo cual quiere decir que no piensa que muerdo o algo así, pero gustarme? Eso ya son palabras mayores…”

Voy entrando al salón, me quito la mochila en forma de guitarra eléctrica rosa que tanto me gustaba y sigo pensando… “gustarme? Que tontería!! Si a mi no me gustan los…”

COMPAÑERITO - Hola Gaby

Y entonces sentí como si me aventaran un cubetazo de agua fría por la espalda, seguido de un cosquilleo que me recorrió toda la espalda y finalmente un revuelo en el estómago al cual creo que la gente se refiere como “mariposas”, volteé lentamente y… “Ahhhhhhh Eres tuuuuu!!!! No porfavor, no me mires… Ahhh!!! Lo hiciste, me miraste!!! Y encima de eso me sonreiste!!! Que descaro de tu parte!!!…” Si, ahí estaba… El susodicho compañerito llamándome por mi segundo nombre, (el cual detesto por cierto) sonriente, como siempre.

PADAWAN – Hola compañero, ya te había dicho que no me gusta que me digan así, en serio me molesta
COMPAÑERITO – Pero, por que? No es un nombre feo, esta bonito… Gaby, y es más fácil de decir que Padawan
PADAWAN - No me gusta y ya!! (cara de puchero)
COMPAÑERITO - Hahahahahaha no te enojes, yo te voy a decir Gaby

“Ash!! Que molesto!!!... No se que me molesta más, si el hecho de que me llame por ese nombre que tanto me desagrada o el hecho de que tenga el descaro de hablarme, además sonreírme de esa manera, tener la osadía de decirme que tengo un nombre bonito y como si fuera poco revolverme el estómago metiéndome un susto de los mil demonios en el justo momento en el que estaba pensando en el… Pero no porque me guste, porque estaba pensando que no me gusta, estoy súper segura de que no me, me, me… Que bonitos ojos… Creo que necesito un cigarro”

Entonces me di cuenta de que había un patrón de comportamiento, cuando el no estaba hablaba de el y las cosas graciosas que decía en clase mientras todos mis amigos se burlaban (y mi entonces novio se molestaba)… Después iba a clase y esperaba un poco emocionada a que llegara, luego llegaba, me hablaba y me provocaba sentimientos de nervios extraños y siempre terminaba huyendo del salón por un cigarro cuando sentía que de plano algún órgano vital saldría de mi cuerpo…

Ante estas constantes escapadas al pasillo, Gaby (quien por cierto tenía clase en el salón de enfrente) empezó a hacerme compañía… Yo salía huyendo y ella al verme por la ventana salía detrás de mi para fumar juntas, siempre preguntando “¿Qué tal tu clase?” a lo que yo respondía “Igual de aburrida” Hasta un buen día que mientras me fumaba el cigarro con Gaby después de salir huyendo de clase decidí dejar de negar lo que todo el mundo había notado ya…

PADAWAN -¿Quieres saber quien es mi compañerito?
GABY - Hahahaha a ver enséñamelo
PADAWAN - Ven, mira, pero no seas muy obvia ok? Que no note que lo estamos viendo
GABY - Ok, trankila, ¿Quién es?
PADAWAN - Es ese de ahí… El de gorrita
GABY - El de gorrita?
PADAWAN - Si, es el… Y si, me gusta el niño
GABY - Ahhhh!!! Naaaaahhhh en serio, ese de gorrita????
PADAWAN - Si, ese de gorrita!!! Que tiene??
GABY - Hahahahahah te gusta???
PADAWAN - Bueno, si… creo… Pero que mi novio no se entere ok??
GABY - Ten por seguro que por mi no lo sabrá… Pero neto, es ese de gorrita? Ese que esta sentado justo ahí, ese te gusta?
PADAWAN - Asshhh!! Ya te dije que si… es el, que tiene??!!!
GABY - No, nada… Si esta lindo el niño, pero es demasiado lindo como para tus gustos no? Se ve bien fresita, de esos que no te gustan…
PADAWAN - Bueno si, es medio fresita, pero no se… Me gusta…
GABY - Esto es algo nuevo, a Padawan le gustan los fresitas, algo raro esta sucediendo
PADAWAN - Bueno, bueno ya!! Suficiente, vamonos que se va a dar cuenta de que lo estamos espiando

Y desde ese día en cada clase de Ciencia y Técnica hacía mi rigurosa escapada para fumar y en el inter pasar el reporte completo de lo que pasaba a mi compinche Gaby, el niño me gustaba, era un hecho, no podía seguir fingiendo lo contrario… Me hacía sentir como adolescente emocionada, con la dichosa y ya muy conocida mariposa en el estómago… Cosa que tenía muchos años de no haber sentido y eso me agradaba…

Continuará…