martes, 11 de marzo de 2008

Máscaras...




Esto es algo que escribí hace ya algunos días y que comparto con ustedes hasta ahora porque… Bueno y ¿yo como que porque tengo que dar explicaciones?... Lo escribí y ya…

“Entiendo bien por lo que estas pasando, y te juro que no hay problema”… Es lo que repito cada vez que actúas de esa manera, mientras me trago de un solo golpe el amargo sufrimiento que esto me provoca, disfrazando mis ganas de llorar con una dulce sonrisa y mirada comprensiva, “Esta bien, estas en tu derecho”...

Y puedo asegurar que no es hipocresía, porque lo que te he dicho es completamente cierto; te entiendo, si, te entiendo… Se muy bien por lo que estas pasando, me quedó muy claro desde el primer día y te puedo jurar que no habrá problema, no estoy molesta… para nada; bien dicen que la esperanza muere al último y realmente quiero pensar que esto pasará. Por más oscura que sea la noche, tiene que amanecer en algún momento, así dicen algunos y yo me quedaré aquí, esperando que esa luz llegue y me saque por fin de esta penumbra.

Mientras tanto aquí me tienes, sufriendo por dentro, sintiendo los agonizantes latidos de mi corazón decir tu nombre a cada palpitar, convenciéndome a mi misma de que esto terminará un día de estos, que vendrán tiempos mejores, que no siempre va a ser así…

Me siento tan derrotada al ver que soy incapaz de ayudarte a salir de ese agujero en el que te has metido y aunque se muy bien que así fue como te encontré y nada tiene que ver conmigo, me duele a morir tener que verte así y no se que hacer, me invade la impotencia de ser espectadora desde la primera fila de tu sufrir; sin embargo, muy a pesar de todo esto, conservo la frente en alto, me dibujo una sonrisa y un rostro inundado de completa calma que maquilla muy bien las lágrimas secas que lloro por ti…

Talvez lo hago porque detesto que la gente me vea sufrir, odio que me pregunten ¿Qué tienes? ¿Todo bien? Siempre esperando de mí una dramática respuesta y analizándome exhaustivamente con esas miradas de lástima, lo aborrezco; es por eso que prefiero esconderme detrás de mi máscara de tranquilidad, fingir ante los demás que nada me sucede, todo está bien, todo es perfecto, no hay problema, , ya no pregunten más

O talvez sea porque siento que si conservo un semblante calmado podré entonces trasmitirte tranquilidad a ti, mi amor… Algo que te ayude a sentir que no todo está perdido, que puedes confiar en que todo saldrá bien, que tienes un hombro en donde apoyarte cuando sientas que no puedes más.

Dicen por ahí que lo peor que puedes hacer estando con una persona muy enferma es llorar y alterarte frente a sus ojos, porque le contagias tu intranquilidad y no ayuda a que pueda salir de su problema, al contrario; y creo que fue de ahí precisamente de donde saqué la idea de mostrarme serena e inquebrantable ante ti, por más devastada que me sienta por dentro… Y no es hipocresía, lo repito muy segura, muy a pesar de lo que puedan pensar… se llama sacrificio.

Si he aprendido algo de provecho es que en esta vida sin sacrificios no hay recompensas…